Así es la Serranía de Chiribiquete, el Parque Nacional más grande de Colombia


La Serranía de Chiribiquete permaneció oculta al mundo durante miles de años, sólo sus habitantes ancestrales, el pueblo Karijona, hoy se presume extinto, conoció todos sus secretos, convivió con sus inmensos muros de roca y dejó su rastro con millones de pinturas rupestres, hechas con especial cuidado durante siglos.

Los trazos Karijona son los más antiguos del continente americano y están dispersos por los 240 kilómetros de largo y 90 de ancho de chiribiquete o “cerro donde se dibuja” como lo llamó este pueblo ancestral.

En 2017 la serranía fue declarada patrimonio de la humanidad, para muchos considerada la Capilla Sixtina de la Amazonía, con páneles entre 7 y 12 metros de alto con un estilo hiperrealista que da la sensación de movimiento de escenas rituales, escenas de la vida diaria, la guerra y los animales, el más llamativo es un jaguar de 7 metros de altura en una alta pared de piedra. Se estima que las pinturas más antiguas tienen un promedio de 20.000 años.



El biólogo Patricio Von Hildebrand fue el explorador que descubrió la mayoría de maravillas de Chiribiquete, vivió allí por varios años investigando y descubriendo una tierra que parece haberse detenido en el tiempo hace miles de millones de años, con fauna y flora endémica de lugar y otras que se creían extintas hace millones de años.

El gran descubrimiento de Von Hildebrand además de las pinturas rupestres fue la formación rocosa llamada El Estadio, es una entrada de piedra de 50 metros de alto en medio de un cerro, la describen como una catedral tallada por el tiempo y el agua, allí se encontraron miles de “dinosaurios” vegetales, especies que solo se habían registrado como fósiles.



Para la mitología Karijona entrar al llamado estadio era pasar al inframundo, era su lugar más sagrado y se descubrieron grandes cantidades de cerámicas y pinturas rupestres de gran antigüedad.
Esta región casi inaccesible, se convirtió en la zona protegida más grande de Colombia y una de las más grandes del mundo, con 2,7 millones de hectáreas que finalmente se convirtieron en 4,2 millones con la última ampliación.

En el momento en que UNESCO convirtió esta zona en Patrimonio de la humanidad, lo hizo por ser patrimonio natural y cultural.

Son muy pocos los seres humanos que han podido explorar la región, al punto que dicen que muchos animales no les temen a los humanos, pues nunca antes habían visto uno, la zona es casi totalmente inaccesible, sólo se puede entrar en helicóptero desde San José del Guaviare.

Los biólogos que han visitado la zona han descubierto cientos de especies únicas del lugar, llegando a decir que con levantar una piedra se descubre una nueva especie, se cree que esta superabundancia de la región se debe a que queda en el lugar exacto donde confluyen la Amazonía con la Orinoquía, con microclimas únicos, ecosistemas de gran variedad y la combinación de sabana y selva tropical.


En total se descubrieron 16 nuevas especies de plantas, 16 de mariposas, 3 nuevas de peces, 6 nuevas de anfibios, 60 de reptiles y se reportaron 89 totalmente endémicas de mamíferos.



De acuerdo con sus exploradores es un lugar que debe permancer cerrado a los turistas, para que logre su total conservación, de acuerdo con Patricio Von Hildebrand, en Chiribiquete se descubrieron secretos que sólo él y su equipo conocen y que no se publicarán sino hasta dentro de muchos años, pues la región debe conservarse lo máximo posible ante cualquier actividad humana.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Vacunas recomendadas para viajar al Amazonas

Peligros de la selva Amazónica

Lexico Ticuna,Tikuna; vocabulario, glosario,palabras y su traducción